En Merkamotor Tortosa entendemos que la preocupación por el medioambiente ha ido creciendo en las últimas décadas de una forma cada vez más importante. Problemas como el efecto invernadero, que influye directamente en el cambio climático, han provocado que las instituciones nacionales e internacionales hayan intervenido para intentar mitigar sus consecuencias.

En este sentido, el sector de la automoción ha sido uno de los más ‘afectados’, viéndose obligado a ir introduciendo constantes mejoras en los últimos 20-30 años para reducir al máximo las emisiones de gas vertidas a la atmósfera por los motores de combustión interna, consiguiendo valores inimaginables hace apenas dos décadas.

Sin embargo, estos esfuerzos aún tienen camino que recorrer y son muchos los países que han mostrado su intención, a corto y medio plazo, de restringir, e incluso prohibir, la circulación de los vehículos más contaminantes. Así, ciudades como Madrid o Barcelona cada vez serán más estrictas en este sentido y para ello están contando con el apoyo de la Dirección General de Tráfico.

De este modo, la DGT puso en marcha en 2016 un sistema de clasificación del parque automovilístico en función de su potencial contaminante: Etiquetas ‘0 emisiones’ (cero), ‘ECO’, ‘C’ y ‘B’ para el 50% del parque correspondiente a los vehículos más limpios. ¿Sabes para qué sirven estas etiquetas de la DGT?

¿Para qué sirve la etiqueta ecológica?

El principal objetivo del distintivo ambiental también conocido como etiqueta ecológica de los coches, es diferenciar de manera más fácil a los vehículos ecológicos frente a los más contaminantes, pero también se utilizan como instrumento dentro de las políticas restrictivas a la circulación en episodios de alta contaminación.

¿Y cómo clasifica a los vehículos?

Como decíamos arriba existen cinco grupos de coches y cuatro etiquetas que clasifican a cada uno de ellos. Así, el primer grupo lo conformarían los vehículos sin etiqueta, que son los que calificábamos en el párrafo anterior como los más contaminantes.

CERO EMISIONES

Eléctricos de batería (BEV), eléctricos de autonomía extendida (REEV), eléctricos híbridos enchufables (PHEV) con una autonomía mínima de 40 km o vehículos de pila de combustible.

ECO

Eléctricos enchufables con autonomía inferior a 40 kilómetros, híbridos no enchufables (HEV), vehículos propulsados por gas natural y gas (GNC y GNL) o gas licuado del petróleo (GLP). En todo caso deberán cumplir los criterios de la etiqueta C.

C

Turismos y furgonetas ligeras de gasolina matriculadas a partir de enero de 2006 y diésel a partir de 2014. Vehículos de más de 8 plazas y pesados, tanto de gasolina como diésel, matriculados desde 2014.

B

Turismos y furgonetas ligeras de gasolina matriculados desde enero de 2000 y de diésel a partir de 2006. Vehículos de más de 8 plazas y pesados, tanto diésel como gasolina, matriculados a partir de 2005.

¿Los vehículos ‘ECO’ tienen alguna ventaja?

Los vehículos con etiqueta ecológica ‘ECO’, como los vehículos transformados a GLP, tienen numerosas ventajas en distintas ciudades de toda España como, por ejemplo, una bonificación de hasta el 75% en el impuesto de circulación en Madrid y en Barcelona.

También pueden circular por el bus VAO de Madrid o Barcelona en función de las indicaciones, disfrutar de un descuento del 50% en el aparcamiento regulado en Madrid y de descuentos del 30% en los peajes de la Generalitat de Cataluña y acceso al centro de las ciudades cuando haya restricciones a la circulación por contaminación.

Por su parte, los vehículos con etiqueta ecológica ‘C’ o ‘B’, que distinguen a los vehículos propulsados por motores gasolina o diésel, no tienen ventajas asociadas. Por el contrario, cuanto más contaminante, más pagará en el aparcamiento regulado y más riesgo de tener prohibida la circulación en el centro de las grandes ciudades.

¿Es obligatoria la etiqueta ecológica?

Aunque el uso de estas etiquetas es voluntario sí es recomendable llevarlas de forma visible en el parabrisas (se recomienda en el ángulo inferior derecho), especialmente si conduces un vehículo con etiqueta ‘cero’ o ‘ECO’, para que las autoridades lo identifiquen más rápidamente y evitar problemas a la hora de disfrutar de sus ventajas.

Mas en Merkamotor.